Acción del Aceite Esencial de Polen Crinway sobre:

Diabetes

La diabetes es una enfermedad cuyo síntoma principal está dado por el aumento de glucosa (azúcar) en la sangre. El motivo del aumento de la GLUCEMIA es producto de la falta total o parcial de INSULINA, una hormona que segrega el páncreas.
¿Qué sucede en nuestro organismo cuando hay déficit de insulina?
Nuestras células están recubiertas por una membrana que es impermeable a la glucosa, y la INSULINA que fabrica nuestro páncreas es la que permite la introducción de la glucosa dentro de las mismas.
Si el organismo tiene déficit de insulina, la glucosa no puede penetrar en las células, y en consecuencia, al no ser consumida, aumenta su presencia en la sangre.
Las células, al no poder alimentarse con glucosa, deben extraer energía de otras fuentes, recurriendo entonces a quemar grasas. Pero se producen dos procesos diferentes:
La glucosa, cuando es consumida por las células, deja como residuo agua y anhídrido carbónico.
Las grasas, cuando son consumidas, dejan como residuos CENIZAS denominadas CUERPOS CETÓNICOS, que producen un estado de acidificación del organismo que lo conduce al estado de COMA y a la MUERTE.
La aplicación de INSULINA inyectable revierte este dramático cuadro que, hasta la aparición de la droga, era inexorablemente fatal.
Lo antes dicho es una breve síntesis de porqué se produce la elevación de la glucosa en la sangre; es una simple apreciación, puede pensarse erróneamente que es suficiente con inyectarse INSULINA para controlar la DIABETES. Esto no es tan simple, porque el enfermo diabético depende de una inyección de INSULINA que habitualmente es de origen porcino. Esta INSULINA se incorpora abruptamente al organismo, hace su efecto y se acaba, mientras que el páncreas DOSIFICA la insulina a medida que el organismo la necesita.
Si bien hoy se producen insulinas que se llaman "de acción prolongada" y también de origen humano, muy eficaces, están muy lejos de parecerse siquiera al maravilloso sistema de control del organismo sano.
Pero el tema es mucho más complejo, el diabético no sólo tiene alterado el metabolismo de la glucosa o hidratos de carbono, sino que también tiene muy alterado el metabolismo de las grasas y las proteínas. Esto tiene como consecuencia la aparición de una ARTERIOSCLEROSIS prematura y de un ENVEJECIMIENTO PRECOZ, con un gran padecimiento de todo el sistema circulatorio. Por ello es frecuente observar en pacientes diabéticos, cardiopatías y GRAVES PROBLEMAS CIRCULATORIOS, que se manifiestan en las extremidades, que muchas veces deben ser amputadas.
Es común que el paciente diabético tenga el COLESTEROL alto, como consecuencia de la alteración de los metabolismos mencionados.
Básicamente se conocen dos tipos de DIABETES: la infanto juvenil, que depende ineludiblemente del uso de la INSULINA y la mellitus, o mal llamada "Diabetes de Viejo", que se presenta en las personas adultas, sin ser precisamente ancianas.
Esta última puede ser controlada con una dieta estricta y con sustancias que ayudan al páncreas a producir INSULINA y que se llaman "Hipoglucemiantes orales".
Ocasionalmente, estos pacientes necesitan pequeñas dosis de INSULINA.
Es muy importante destacar que en el enfermo diabético hay sufrimiento de todo el APARATO CIRCULATORIO, que trae como consecuencia infartos, coronariopatías, alteraciones vasculares de las extremidades, y una alteración muy grave de la retina llamada precisamente RETINOPATÍA DIABÉTICA, que puede llevar a la ceguera.
También puede producir un deterioro de los nervios, provocando en el paciente una polineuritis, que se manifiesta frecuentemente en la esfera sexual como IMPOTENCIA.
Hasta ahora los únicos recursos con los que contaba el paciente diabético eran mantener una vida sana en general, dieta muy estricta y la aplicación de insulina o el uso de hipoglucemiantes orales.
La aparición del ACEITE ESENCIAL DE POLEN ha aumentado los recursos para combatir esta terrible enfermedad.
Este producto contiene, concentrada, la materia activa del Polen, eliminando las parte del mismo que producen complicaciones y potenciándose en cientos de veces más.
Su aplicación en la diabetes ha producido resultados notables.
Básicamente las conclusiones son las siguientes: el ACEITE ESENCIAL DE POLEN ha permitido reducir la dosis de INSULINA en los pacientes diabéticos juveniles y en los pacientes adultos fue suspendida en casi todos los casos. Se observó un mejoramiento del cuadro general, la piel, el cabello, las úlceras, el dinamismo y fundamentalmente los problemas circulatorios, se normalizaron el colesterol y triglicéridos y se produjo un visible rejuvenecimiento general de los enfermos.
El ACEITE ESENCIAL DE POLEN ha demostrado en todos los casos mejorar las condiciones de vida de los diabéticos y ha provocado la reversión del proceso de envejecimiento acelerado que acarrea esta enfermedad. Los efectos observados son consecuencia de la acción de este producto sobre el aparato circulatorio. Entendemos que la ingesta constante del ACEITE ESENCIAL DE POLEN por parte de los enfermos diabéticos resultará en una expectativa de vida mayor y de mejor calidad.
El ACEITE ESENCIAL DE POLEN es un alimento natural, totalmente atóxico, que no tiene contraindicaciones, pudiendo ser ingerido con los medicamentos habituales.
Se presenta en unidades bebibles, herméticamente cerradas e inviolables, pudiendo ser ingerido sólo o disuelto en agua, jugos, etc.

Dr. Juan Carlos Fittipaldi
M.N. 52.784